Javier Bertucci, Cosas que me Provocan a Orar

Publicado en por javierbertuccipastor.over-blog.es

Como continuidad a la enseñanza sobre la importancia de la intercesión, durante la jornada de este domingo, el Pastor Javier Bertucci se refirió a una serie de aspectos que deben mover al creyente a desarrollar una vida de oración. A través de diferentes pasajes de la Biblia, se fue revelando poderosos motivos para ser persistentes en la oración:

 

La inundación de muchas aguas en tu vida va a venir, el problema está si llega a ti y no estás preparado. Los problemas no deben inundarte, porque hay una promesa de Dios para tu vida, el orar es un acto de fe. La iglesia es el cuerpo de Cristo, mientras tú estés caminando con Cristo, no te podrás hundir, ya Él un día camino por las aguas. La iglesia puede estar sumergida en problemas, pero Cristo está intercediendo 24 horas por ella.  La oración es la garantía que no te vas a ahogar, tienes un Dios y una confianza en alguien más grande que tu problema. La primera razón que te debe mover a orar debe ser no hundirte en los problemas.

 

Salmo 32: 6

Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado; Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

 

Una vida con Jesús no te evita problemas,pero si te guarda en medio de ellos. La relación con Dios, te permite ver la inundación de las aguas y a la vez poder sentirte seguro y en paz en medio del problema. Las aguas van a rodearte pero no van a hundirte, porque los que esperan en Jehová recibirán nuevas fuerzas.

 

Mateo 6: 6

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

 

Cuando oras  en secreto tienes honra en lo público, porque llevas a Dios de tu lugar secreto a los más necesitados de Jesús. La oración personal es muy importante; eres tú con tu padre. Dios esta allí, esperándote para hacer una cita cara a cara contigo, para tener una comunión. Tienes que tener razones que te provoquen a orar, Dios esta siempre más ocupado que tú y siempre te esta esperando todos los días. El que ora es porque quiere presentarse delante de su padre para encomendar su camino a Él, el problema por el cual no prosperas, es porque no estás encomendando tu camino a Dios. No ores para impresionar a nadie, sino para deleitarte en Dios y estar en su presencia. Toda victoria comienza orando y toda derrota comienza al  dejar de hacerlo.

 

Mateo 6: 7

Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.

 

Tienes que empezar a orar aún por tu necesidad. Un padre bueno da cosas buenas a sus hijos, Dios es un Padre bueno y Él sabe dar cosas excelentes ¿cómo piensas que te dará cosas malas?, tienes que esperar lo mejor del cielo. Si el hombre siendo malo, un hijo le pide pan  y no le dará un piedra, cuanto más Dios Creador de todas las cosas.

 

 

Romanos 8: 32

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

 

Si no escatimó ni a su propio hijo, como crees que no te dará todas las cosas, tienes que esperar lo mejor de su mano; si lo oras y lo pides.  Hay cosas que están preparadas para los que le aman, empieza a orar por las cosas buenas que no han llegado, provócate a orar. La relación con Dios se desarrolla con práctica en la oración, para así conocer como acercarte a Dios.

 

Isaías 26: 16                

Jehová, en la tribulación te buscaron; derramaron oración cuando los castigaste.

 

Dios al que ama y toma por hijo disciplina, un hijo sin disciplina es un hijo bastardo. La disciplina  da estructura ante la vida, no creas que Dios no te va a formar, Él va usar para hacerlo muchas de las cosas que el diablo te hace, para hacerte entender que ese camino no es correcto. Si no lo buscas por evitar hundirte en las aguas, por tener una cita con el o porque quieres cosas en tu vida,  entonces lo buscarás en medio de la tribulación.  Cuanto Dios te ama, que hace acercarte a Él de alguna manera, después que te acerca a sus pies te mantiene en victoria, sano, próspero y con paz. Si no lo buscas por necesidad, lo buscaras en medio de las tribulaciones. Más importante que buscar la bendición de Dios, es buscar el carácter de Dios. Jesús oró sin cansancio, dejándonos un legado, si Él oró quienes somos nosotros para no hacerlo sin cesar. No esperes buscar a Dios en la tribulación.

 

Mateo 6: 37-38

Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.

Otra razón por la que es necesario que ores es por la obra de Dios, para que envíe obreros y se levanten personas con pasión por su Reino, éstas son las personas que hacen halar un avivamiento, no sólo tienes que orar por tus cosas sino por la obra de Dios. No te niegues a lo que Dios tiene para tu vida, no te vas a poder escapar toda tu vida al llamado que Dios te a hecho, un día tendrás que hacer lo que el quiere que tu hagas.  Las personas no quieren servir a Dios con un todo, sólo lo hacen para obtener sus cosas. Tienes que ser más puro y entregado en tu fe. Tienes que estar totalmente entregado a Aquel que lo dio todo por ti en la cruz. Todos los días es necesario orar para que Dios envíe obreros para su obra, personas que estén dispuestas a recibir órdenes y den todo por el ministerio.

2 Samuel 24: 25

Y edificó allí David un altar a Jehová, y sacrificó holocaustos y ofrendas de paz; y Jehová oyó las súplicas de la tierra, y cesó la plaga en Israel.

La necesidad que tiene tu país por el Reino de Dios tiene que moverte a orar, cuando oras Dios liberta al país de cualquier plan de Satanás. Debes orar por cualquier problema político, ecológico, social que quiera venir en contra de tu nación. Como resultado de esa oración Dios perdonará la tierra y la librará de cualquier opresión. El desarrollo de un país es resultado de un pueblo que ora, porque Dios es movido por la oración de su pueblo.

2 pedro 1: 4

Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia.

Otra razón por la que se debe orar, son por las promesas que Dios tiene para tu vida y aún no han llegado. Hacer demanda en las promesas; de prosperidad, sanidad, vida espiritual y en cada sentido que la Biblia promete. Ya Dios sabe tu problema, ahora recuérdale sus promesas “preciosas y grandísimas”.

Hebreos 6: 12

A fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

Tienes que orar con paciencia y persistencia hasta que obtengas todo lo que has pedido, es una vida de oración, hay cosas que van a durar años en venir y si no oras van durar muchos más años. La carne nunca va a querer orar, tienes que empezar orar por el país y las promesas, adorar y estar con tu Padre. La oración es una lucha donde defines el destino de tu vida, familia y aún de esta nación. La carne es débil, pero el espíritu es fuerte.

Marcos 14: 38

Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

La oración activa tu espíritu y hace ser a tu carne lo que Dios quiere y no lo que tú quieres. Tu carne quiere que estés melancólico, flemático. Ella quiere andar por las emociones, pero tú tienes que andar en fe. La tentación es todo aquello que te quiera alejar de Dios y todo lo que Satanás quiere que tú hagas, te va a tentar en no ir a la iglesia y no orar. Muchas veces Dios coloca en los corazones el deseo de predicar o hacer algo para el Reino y el diablo tienta a no hacer la voluntad de Dios. La primera tentación de Jesús fue la comida, la segunda el orgullo y la tercera el poder. El que ora esta apercibido y velando para no salirse del propósito de Dios.

Lucas 18: 1-7       

Parábola de la viuda y el juez injusto

También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

 Diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre.

 Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario.

 Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre,

Sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia.

Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto.

¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?

 Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

Tiene que provocarte a orar la necesidad de justicia que tenemos en este mundo. Hay que orar por justicia para el pueblo de Dios. Pronto va a venir la respuesta de Dios, (porque Él es un Dios justo), si no desmayas en la oración. La oración no es algo de sólo un día, la oración tiene el poder de mover el cielo y hacer justicia a cualquier plan del adversario. Tienes que orar con gran intensidad, para que se te haga justicia pronto.

Romanos 8: 26

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

El saber que no estas sólo orando si no que el Espíritu Santo esta contigo ayudándote y acompañándote debe empujarte a orar.  Cuando el Espíritu Santo se te revela tienes la percepción de que alguien está ahí,  aunque tú no lo sientas, háblale a Él, porque es real y existe. El Espíritu  Santo te ayuda a orar y es tú Consolador. Él no sólo te oye, sino que te restaura y te insita a orar.

Lucas 21: 36

Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

El que ora es ungido, para poder ser así librado de todas las trampas de Satanás.  La oración te hace estar firme y no caer, tienes que empezar una vida de oración activa. Ésta no es una opción es una obligación. La oración hace una frontera entre el diablo y tú, una oración motivada va hacer de  ti un hombre de fe. 

Comentar este post