Javier Bertucci, El Intercesor es Dispensador de Misericordia

Publicado en por javierbertuccipastor.over-blog.es

El domingo 16 de mayo el Pastor Javier Bertucci predicó a la congregación allí presente, enseñando acerca de las características de un intercesor. Explicando que una de las más importantes características que debe tener un intercesor es la misericordia; señalando que éste debe ser un dispensador de misericordia.

Hebreos 2: 17-18 Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo.

Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

 

Jesús es el primer y principal intercesor en toda la historia, por Él fue hecha la iglesia. Partió al cielo a interceder por la iglesia. Jesús no está para acusar a la iglesia sino para ayudarla en medio de la tentación. Si Jesús está en el cielo efectuando misericordia ¿Qué haces tú en la tierra acusando al hermano?  Si el intercesor no es un dispensador de misericordia; se convierte en un religioso y en acusador de los hermanos. Donde hay acusación no hay Reino sino religión. El intercesor no está para acusar a nadie.

Jesús te entiende; no busques la aprobación de nadie más. ¡Tú debes dar misericordia! porque un intercesor es un dispensador de misericordia. Jesús vino a solventar la deuda por los pecados, Él está para eso. El pueblo tiene que entender la dinámica de la iglesia; la cual es justificar a la humanidad y salvarlos del pecado. No eres un evaluador de la obra de Dios, Él no desea que nadie este supervisando la obra que empezó en la vida de alguien.

Los líderes de la iglesia siguen empeñados en hacer un modelo de lo que ellos piensan que es correcto; cuando a ellos no les corresponde hacer eso. Jesús está para expiar los pecados del pueblo, tú te debes convertir en un abogado de la voluntad de Dios. No puedes definir quién está en la perfecta voluntad de Dios. El Espíritu Santo va a enseñar al hermano que está en pecado ¡Debes pedir misericordia en todo momento! Hasta que no leas la Biblia no conocerás realmente el significado de la misericordia. 

Dios no puede confiarle sus hijos a personas que condenan y acusan. No puedes hacer que alguien cambie por más que lo señales. Jesús va a preparar para sí mismo una iglesia pura y santa, porque Él es el único que puede causar cambios en la gente que lo recibe. Por esta razón tienes que clamar misericordia por sus vidas; pedir que el diablo no los toque.  Hay personas que no reciben a Cristo porque ven a un Dios legalista que algunos hermanos les han mostrado.

Hebreos 5: 1-2 Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados; para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad;

 

La razón por la que la gente se convierte en acusadores es que se creen mejor que el otro hermano, pero realmente eres tan débil como cualquier persona, el traje de debilidad que Dios te dio fue tu carne, para que te acuerdes de Él todo los días de tu vida. No acuses al hermano, con lo que tu carne también puede hacer. No lo has hecho por gracia y misericordia de Dios; no porque tu carne te impidió que lo hicieras. Te tienes que mostrarte con todos tus hermanos pacientes. ¡Debes ser un dispensador de misericordia! tú eres una víctima de la misericordia. Lo primero que tienes que hacer es recordarte que estás rodeado de debilidad.

 

1 de Timoteo 1: 16 Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna.

Segundo, tienes que recordar que tú has sido un producto de la clemencia y misericordia de Dios. No puedes pedir misericordia, si tú no la das. Pablo decía estas palabras, explicando que si Dios le perdono a él; lo mismo hora contigo. Pablo es tu mejor ejemplo de misericordia y clemencia. El que deja de dar misericordia, deja de recibirla. Debes ser un ejemplo de misericordia.

Mateo 18: 23-34

Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.

Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.

Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.

Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

Más él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.

Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado.

Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste.

¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.

Si Dios te perdono a ti ¿Por qué ahora tú no personas a tu hermano? Si tú no lo perdonas se activa la ley de siembra y cosecha en el sentido de lo malo. No has cosechado muchas cosas malas porque Dios te perdono y las borro. Puedes activar alguna maldición en tu vida, por tan sólo no perdonar a alguien ¡Perdona!

Santiago 2: 13 Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.

Dios te va a juzgar por lo que hiciste, puedes ser juzgado con o sin misericordia, depende de si aplicaste o no la misericordia. Más te vale vivir en misericordia en esta tierra, porque un día se te pedirá cuentas de todo lo que hiciste. Si tú condenas aquí en la tierra, tú también serás condenado en el cielo. La misericordia triunfa ante el juicio.

Mateo 6: 14-15 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

El intercesor es un dispensador de misericordia. Si tú perdonas a los hombres; Dios perdonara tus ofensas, ésa es una ley simple. La misericordia es mayor que la ley.

Levítico 16: 2 Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón tu hermano, que no en todo tiempo entre en el santuario detrás del velo, delante del propiciatorio que está sobre el arca, para que no muera; porque yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio.

 

Hebreos 8: 12 Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.

Propiciatorio significa misericordia; un dispensador de misericordia. Dios se sienta sobre su trono de misericordia, no se sienta en una silla de condenación, Él se sienta sobre un propiciatorio; un dispensador de misericordia. La misericordia está sobre la ley ¡Deja de poner la ley antes que la misericordia!

Levítico 16: 3

Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón tu hermano, que no en todo tiempo entre en el santuario detrás del velo, delante del propiciatorio que está sobre el arca, para que no muera; porque yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio.

Dios le pide a Aarón que entre al santuario con misericordia y adoración. Dios espera que su pueblo entre a su presencia con misericordia y adoración. Jesús dijo: ama a tus enemigos. Cuando Dios bajaba se sentaba en su trono de misericordia.

Levítico 16: 16 Así purificará el santuario, a causa de las impurezas de los hijos de Israel, de sus rebeliones y de todos sus pecados; de la misma manera hará también al tabernáculo de reunión, el cual reside entre ellos en medio de sus impurezas.

Dios ya sabe los pecados del pueblo, tú no tienes que venir a decírselos. Si Dios soporta las debilidades de los hombres cómo tú no lo harás. Tienes que orar por misericordia por el hermano.

Levítico 16: 17

Ningún hombre estará en el tabernáculo de reunión cuando él entre a hacer la expiación en el santuario, hasta que él salga, y haya hecho la expiación por sí, por su casa y por toda la congregación de Israel.

La intercesión verdadera es solitaria, anónima e individual. Es un hombre delante de Dios; solo, humillado para buscar clemencia y misericordia de los que le rodean. El intercesor sale del ambiente de la iglesia y sigue siendo un intercesor. Una vez que entres a la presencia de Dios; has expiación primero por ti, para tu casa y la congregación y todo lo demás. No permitas que el diablo te engañe diciéndote que eres un egoísta al clamar misericordia primero por ti ¿cómo vas a clamar misericordia por otra personas? Si no has clamado primero por ti. Tienes que proveer un manto espiritual para los tuyos; los de tu familia.

Tienes que tener misericordia al punto de comprometer tu posición con Dios, con el fin de que las personas por las cual Dios te puso como intercesor reciban misericordia. El intercesor debe ser apasionado en su intercesión.

Éxodo 32: 3-4 Entonces todo el pueblo apartó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas, y los trajeron a Aarón; y él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto.

No te puede importar tu posición sino tu devoción a lo que Dios te mando hacer. Cuando Moisés subió 40 días a la presencia de Dios, el pueblo se quedo sólo con Aron. Al ver que Moisés no venia, el pueblo le exigió a Aarón que le buscara un nuevo dios al cual adorar. Aarón temió perder su posición y les creó un nuevo dios. Moisés al ver esto se enojo, al punto de romper las tablas de la ley.

 

Éxodo 32: 19

Y aconteció que cuando él llegó al campamento, y vio el becerro y las danzas, ardió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte.

Éxodo 32: 31-35

Entonces volvió Moisés a Jehová, y dijo: Te ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses de oro, que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito.

Y Jehová respondió a Moisés: Al que pecare contra mí, a éste raeré yo de mi libro.

Ve, pues, ahora, lleva a este pueblo a donde te he dicho; he aquí mi ángel irá delante de ti; pero en el día del castigo, yo castigaré en ellos su pecado.

Y Jehová hirió al pueblo, porque habían hecho el becerro que formó Aarón

Moisés se paro en frente de Dios a favor del pueblo, para clamar por misericordia, porque él era un dispensador de misericordia. A pesar del  pecado del pueblo se coloco en frente de Dios, aun colocando en riesgo su posición, porque era un hombre de devoción. Ese pueblo no se merecía un intercesor así, pero todo es por gracia. Moisés estaba más interesado en su devoción y en el amor que le tenía a la obra de Dios; él sabía que Dios amaba a ese pueblo.

Éxodo 33: 1

Y Moisés tomó el tabernáculo, y lo levantó lejos, fuera del campamento, y lo llamó el Tabernáculo de Reunión. Y cualquiera que buscaba a Jehová, salía al tabernáculo de reunión que estaba fuera del campamento.

 

Se llevo el tabernáculo lejos del campamento para que Dios no siguiera recordándose de los pecados del pueblo.

 

Éxodo 33: 14-15

Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.

Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí.

 

Dios en un dios bueno, a pesar del pecado del pueblo, Él decidió perdonar al pueblo e ir con ellos. Cuando haces intimidad con Dios, Él te va tener un aprecio especial.

 

Éxodo 33: 19

Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente.

Dios le dice a Moisés que le va mostrar su bien, diciéndole que tendrá misericordia de quien tenga misericordia.

 

Éxodo 34: 6

Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: !Jehová! !Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad;

 

Un intercesor debe clamar por misericordia cada día.

 

Nehemías 1: 5

Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos;

 

La sangre de Cristo limpia de todo pecado y hace excepto; cuando intercedes y oras por el hermano. Porque Dios guarda su pacto ¡Recuérdale el pacto que un día hizo con Él! Cuando intercedes con intensidad ya no eres tú sino el Espíritu Santo; que empieza interceder con gemidos indecibles. Tú intercesión puede hacer perder al diablo. El trabajo del intercesor es que todos puedan salir adelante, siguiendo a Jesús. La victoria del intercesor es que la iglesia permanezca firme delante del trono de Dios; aún con sus debilidades. 

Comentar este post

luis alberto 08/19/2010 21:25


la palabra de DIOS ha sido de bendicion para mi vida, la lampara que ha guiado mis pasos...