Javier Bertucci, La Fe es Indispensable

El 2 de mayo el Pastor de la Iglesia Maranatha Ciudad Bolívar, Javier Segovia, dirigió el servicio dominical en la Iglesia Cristiana Maranatha Valencia. Enseñando a la congregación la importancia de la fe y su indispensabilidad en cada área de la vida.

Hebreos 11: 1

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Todo en la vida requiere de fe. Nadie puede hacer algo para Dios sin tener fe. La fe es la certeza y la seguridad de las cosas invisibles. El que está con Dios tiene una visión profética y clara de las cosas que vienen del cielo.

El Reino de los Cielos tiene muchas cosas que establecer en la tierra. Todo lo que va a suceder en la tierra lo tienes que traer por la fe y conectarlo con Dios. Necesitas de la fe para que las cosas del cielo vengan a la tierra. A menos que veas lo eterno e invisible, no podrás tener la fe necesaria. Tienes que andar por fe ¡No por vista! .La realidad de las cosas siempre te van a decir lo contrario de lo que Dios promete. Las cosas que se ven son temporales, hoy están pero mañana tú fe hace que ya no estén.

Es necesario que te llenes de la fe de Dios ¡La fe es indispensable! tienes que desear a Dios sabiendo que en Cristo todo lo puedes y que Él te fortalece. Si Él está contigo ¿Quién en tu contra?

Por esta razón, mientras más fe tengas, las cosas materiales pierden más valor. Tienes que dejar de estar sujeto a las cosas terrenales ¡Ten los ojos en la fe de Dios!  El diablo va a tratar de colocar un espíritu de egoísmo en ti para no dar y sembrar en el Reino de Dios. Sepárate de las cosas de este mundo, para que tu alma pueda ir al cielo. Mientras más te apegas a las cosas materiales, más te costará orar.

Hebreos 11: 8

Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.

Si algo tiene la fe es que te capacita para obedecer ¡El que tiene fe camina con Dios! Por la fe Abraham obedeció para salir a un lugar que habría de recibir como herencia, aún sin saber dónde era. La fe no es para estar en una nube, sino para caminar en victoria sobre las circunstancias que vengan a tu vida.

Dios te va a enseñar a tener un espíritu fuerte y un corazón limpio por causa de la fe. Abram salió sin saber, porque la fe es la certeza de lo que esperas. Nunca tendrás nada hasta que salgas a buscarlo.

Hebreos 11: 9

Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa.

Los planes que Dios tenía con Abrahán no se han acabado, se están cumpliendo en tu vida, porque la fe no muere. Necesitas de la fe ¡Ésta es indispensable! Agárrate del Pacto. Cuando Dios te llama, hace un pacto contigo y tu generación. El diablo va a tratar de engañarte para romper ese pacto ¡Pase lo que pase mantén el pacto!

Hebreos 11: 17-19

Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir.

No puedes estar atado a las cosas de este mundo ¡Sostente del Reino de Dios! Dios probó a Abraham por medio de lo que más amaba: su único hijo. Muchas veces estás justificado en tu propia justicia, por hacer las cosas que tú crees que son agradables para Dios. Él te va llevar a otro nivel, probando si tu consagración es con una medida o total.

Dios requiere corazones limpios para lo que va hacer, que sean totalmente para Él. La fe te da la convicción de las cosas que vienen del Espíritu ¡Fe es un  descanso en medio de una tormenta! La victoria de Abraham y de cualquier hombre de fe es hacer las cosas porque Dios se lo dijo. ¡Asegúrate de tener la fe! Porque cuando la tienes, escuchas la voz de Dios.

Hebreos 11: 4

Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.

¿Qué existe entre tú y Dios? ¿Sólo una religión de mandatos? ¿O existe una fe en tu corazón que te permite discernir lo que el Espíritu dice a la iglesia? A Dios le gusta la fe en tu vida, Él nunca te va a pedir algo que no esté dispuesto a darte 100 veces más.

Hebreos 11: 24-25

Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado.

La fe te indica lo que es de Dios y lo que no es de Él. Moisés renunció a ser parte de un linaje de altura, a los deleites temporales y a las riquezas para convertirse en un esclavo. La fe mata en ti la avaricia y la codicia, porque estás aquí para agradar a Dios y servir a todos.

Hebreos 11: 26

Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

La fe te dice que una humillación a causa del Reino es más valiosa que el oro. La fe te hace avanzar, por la fe Moisés dejó Egipto. Si te vez cómodo y estancado en tu propia vida, tú necesitas la fe de Dios.

Hebreos 11: 27

Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.

Por la fe Moisés dejó todo para seguir a Dios. No puedes ser cualquier persona, tienes que ser una persona de fe, decidida a dejar todo por Dios. Moisés dejó todo porque no tenía su mirada en la tierra, sino en las cosas que no se ven porque éstas son eternas.

Hebreos 11: 28

Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos.

Para muchos que no tienen fe en su corazón sería una locura ser librados de la muerte al colocar sangre de cordero en los bordes de las puertas. Para un hombre de fe, escuchar la voz de Dios no es una locura. Dios quiere una iglesia alta y con una mayor fe.PAPI.jpg